Economía Solidaria en busca del bien común: perspectivas desde América Latina

1. Objetivo:

Este proyecto de investigación enfocará las actividades económicas que entren en la categoría “economía solidaria”, entendida ésta según su definición latinoamericana, y analizará sus características, los movimientos sociales que han llevado a sus actividades y sus implicaciones políticas en comparación con las políticas convencionales de desarrollo. A través del análisis comparativo entre diferentes casos en siete países de la región, la investigación intentará construir una teoría que explique cómo la economía solidaria en sí misma, coordinada con el estado y el mercado, podría funcionar como un nuevo sistema capaz de alcanzar el “bien común”.

2. Antecedentes:

De hecho, antes mismo que el término “economía solidaria” empezara a usarse, en la práctica ya existía. Lo vemos en los movimientos cooperativos derivados del marco de la economía social, así como en las estrategias de supervivencia de los pobres bajo el espíritu de asistencia mutua durante las décadas de regímenes autoritarios (ver Hirschman, Albert, Getting Ahead Collectively: Grassroots Experiences in Latin America, Pergamon, 1984). Hoy en día los países latinoamericanos se han recuperado de una crisis económica de dos décadas y han logrado un cierto nivel de estabilidad macroeconómica. Sin embargo, a medida que los procesos de liberación económica basada en la orientación política neoliberal y de globalización han avanzado, los fenómenos de exclusión social tal como el desempleo y la brecha de ingreso se han agravado, lo cual a su vez ha generado una nueva ola de movimientos sociales de resistencia popular. Son numerosas las comunidades locales y organizaciones sociales en los países latinoamericanos que han llevado a cabo diversas actividades económicas con el fin de empoderar a la gente del pueblo y establecer con ello bases para preservar una vida digna ante las contradicciones causadas por el sistema del mercado global.
Estudios de casos anteriores muestran que las prácticas de solidaridad identificadas como estrategias de supervivencia tienden a emerger y a desaparecer repetitivamente en relación con el comportamiento macroeconómico cambiante. Para que el modelo de economía solidaria pase a ser un sistema estable y sustentable, tendría que generar algún valor novedoso que fuera más alla de la competitividad propia del mecanismo de mercado. Tal valor tendría que arraigarse en las demás instituciones: estado y mercado, a través de un vínculo colaborativo entre la economía solidaria, el mercado y el estado. Entendemos la economía solidaria como un paradigma alternativo de desarrollo que busca el bien común y por ello queremos construir la teoría de este nuevo paradigma basados en nuestros estudios de caso a partir de la experiencia latinoamericana. Existen ya numerosos estudios de casos que analizan los movimientos sociales de resistencia popular contra la exclusión social generada por el desarrollo económico de orientación neoliberal o contra la globalización misma. El análisis empírico muestra que estos movimientos sociales pueden funcionar como una estrategia relevante para que la población vulnerable encuentre un mecanismo para reclamar por sus derechos frente a las políticas (y los políticos que formulan estas políticas) económicas de desarrollo. Sin embargo, estudiar los movimientos sociales de resistencia per se no nos dará una luz sobre la sostenibilidad de estas actividades. Para ello necesitamos llevar a cabo una investigación que enfoque los conceptos, los principios y las prácticas de la economía solidaria como un nuevo sistema capaz de alcanzar el bien común, gracias a un modelo alternativo de desarrollo basado en las iniciativas locales.

3.Plan de investigación:

Este proyecto está financiado por cuatros años académicos, desde abril 2013 hasta marzo 2017.
Son tres los pilares de nuestras actividades de investigación:

  1. Análisis teórico de las diferentes tendencias de pensamiento generadas por las escuelas europea y norteamericana en torno a la economía solidaria, en comparación con las de la escuela latinoamericana.
  2. Estudio de casos empíricos de economía solidaria en siete países latinoamericanos y análisis comparativo entre ellos.
  3. Creación de un nuevo paradigma de desarrollo que busque el bien común y se vincule con el concepto autóctono de “buen vivir”.